sintgamas, artículos
 
Usuario:   Clave:    
   
Escribí lo que quieras:  
 
  Gastronomía| Moda| Mascotas| Industria| Om| Mi lugar| Economía| Política| Humor| Ecología| Turismo| Educación| Inmobiliarias| Sociedad| El mundo| Ocio| Música| Ciencia| Tecnología| Internet| Posicionamiento| Diseño| Deporte| Salud| Letras| Cine| Juegos| Miscelaneas| Cultura| Escultura| Pintura| Clasificados| Televisión| Alternativas| Recetas| Telefonía|  
   
 
 
27 No se puede dar marcha atrás al reloj, pero sí se le puede dar cuerda nuevamente.   por   puntoedu
 
 
DaniloAlberoVergara 8/3/2021 | 09:05:15  
 
Jefferson Kyle Kidd, contador
Danilo Albero Vergara escritor argentino
Tags:
  literatura   literatura latinoamericana   literatura hispanoamericana   narrativa argentina   Danilo Albero Vergara   escritores argentinos   escritores latinoamericanos   novelas de escritores argentinos
 

Hay dos tipos de contadores, los contables y los otros: los que cuentan historias ─aunque también están los cuenteros o simples embaucadores─. Pese a que, casi siempre, los segundos se confunden con los primeros, no siempre fue así; el comienzo de la narrativa no vino de mano de la palabra escrita sino de narraciones orales. La Illiada y la Odisea fueron el principio con dos comienzos que marcan rumbos; la primera porque el rapsoda, en su invocación pide: “Canta, diosa, la cólera del Pélida (hijo de Peleo) Aquiles”; es decir: solicita que la Musa hable por su boca, relegado casi a un papel de médium. Ya en la segunda, el vínculo de la invocación cambia a: “Cuéntame, Musa, del hombre de muchos senderos” (polýtropos puede significar “de muchos senderos” y también “de muchas mañas”, la polisemia no es casual y hace al oficio del narrador). Ya en Eneida vemos otro enfoque, cuando el poeta asume el rol de contador sin necesidad de invocación divina, y así comienza su relato con: “Canto las armas y a ese hombre” (Eneas), pero, tanto Homero como Virgilio, se limitan a contar historias conocidas. Algo similar podría pensarse de aquel “Mi inspiración me lleva a hablar de las figuras transformadas en cuerpos nuevos” del comienzo de Metamorfosis de Ovidio, donde compila las historias de la mitología que se hallaban dispersas hasta ese momento.

Sin embargo, Metamorfosis amerita un párrafo aparte por la postura que asume el poeta, ahora ubicado en el papel de creador y por su estilo de contar absolutamente innovador ─se podría decir “actual”─ que consiste en entretejer sus poemas según dos formatos narrativos: el carmen perpetuum (relato o poema ininterrumpido) interpolado con carmen deductum (sucesión de poemas o episodios entrelazados que abren camino a otros nuevos).

El argumento de la película Noticias del gran mundo relata la historia de un contador profesional que, en su trabajo, aporta una antología y síntesis de las distintas formas de narrar, de Homero a Ovidio. En 1870, a cinco años de terminada la Guerra Civil de los Estados Unidos, Jefferson Kyle Kidd (Tom Hanks), ex capitán del ejército confederado, viaja de ciudad en ciudad leyendo noticias de distintos diarios sobre historias ocurridas en algún lugar del mundo y que, por oficio, sabe que encontrarán buena audiencia. A tal fin, cuando llega a un pueblo, previo buscar un lugar adecuado y solicitar permiso a la autoridad local ─a veces no es necesario, su fama lo precede─, lo recorre anunciando su visita y convocando a espectadores a escuchar los relatos comentados ─donde, muchas veces, se identifica con el Ulises polýtropos “de muchos senderos” y también “de muchas mañas”─, previo pago de 10 centavos la entrada.

Por un azar Jefferson Kyle Kidd se encuentra con Johanna, una niña de doce años (Helena Zenguel) de origen alemán, que fue secuestrada seis años antes, por una tribu Kiowa, educada como tal y, en consecuencia, ha olvidado el uso del idioma inglés y alemán. Sin desearlo, debe hacerse cargo de ella temporalmente y, luego de un par de intentos fallidos de encontrarle un hogar sustituto, asume el compromiso de llevarla a casa de sus tíos; hasta aquí una síntesis de la película. Pero la historia no es tan sencilla, las peripecias de violencia por las que deben atravesar los protagonistas están jalonadas con las múltiples escalas que hace Jefferson Kyle Kidd, en distintos pueblos, para ganarse la vida leyendo noticias y, también, esquivando los conflictos que muchas lecturas ocasionan entre las facciones de escuchas, dicho en otras palabras, como imaginarse a Homero recitando La Ilíada ante un público, mitad fanático de griegos mitad fanático de troyanos.

El desarrollo y ritmo de la película sigue el esquema ovidiano de carmen perpetuum y carmen deductum, intercalado con narraciones anteriores al encuentro de los dos protagonistas, algunos de los senderos narrativos, a diferencia de los ejemplos mencionados, hacen que, con cada episodio, el espectador vislumbre un nuevo final, siempre absolutamente inesperado. En este sentido, vemos cómo el relato fílmico sigue el esquema de la memoria de cualquier autor el cual, como un salmón, termina nadando a contracorriente, para volver al lugar de origen, a la hora de reproducirse o, también, concretar su obra, y que esta lo sobreviva. Pero, para lograr este propósito, en determinados momentos el presente debe esfumarse, como la marea cuando se retira, para dejarnos a solas, no con la playa sino con la página en blanco, y poniéndonos en el compromiso de la creación, o la ficción, pura. Así, Jefferson Kyle Kidd y Johanna, deberán remontar sus historias de vida, rellenando los vacíos con sus propios cuentos, para poder continuar con la narración.

En cualquier tipo de relato el lector ─o espectador─ no entra en él como un ignorante; cuando compramos un libro o vamos ─“íbamos”, antes de la pandemia─ al cine, ya tenemos una idea sobre el argumento con el que nos vamos a encontrar y esto es, en última instancia, lo que nos lleva y orienta en la elección. Ahora, puede ocurrir que la historia no nos atrape o guste y no se cumpla aquello que Borges llamaba “el pacto de credibilidad con el lector”; y, para evitar esto, se hace necesario el artero oficio del narrador. Pero, en este caso, identificado con un cuentero, ese que, desde Homero al presente, relata siempre las mismas historias y con los mismos finales, decorándolas ─con artes de repostero─ según el gusto y paladar del consumidor.





Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución – No Comercial – Sin Obra Derivada 4.0 Internacional.

 
Agregar esta página a Mister Wong Compartir
De seres imaginarios, y no tanto
De insectos y lecturas
Pecios
El baño de Tomoko
El sabor de los coiles
  Comentarios: 0      
 
Enviá tu comentario
Para dejar tu comentario debes ser miembro de Sintagmas.
 
 
 
 
 
 
ULTIMAS PUBLICADAS en Letras |
  De seres imaginarios, y no tanto
DaniloAlberoVergara
 
  De insectos y lecturas
DaniloAlberoVergara
 
  Pecios
DaniloAlberoVergara
 
  El baño de Tomoko
DaniloAlberoVergara
 
  El sabor de los coiles
DaniloAlberoVergara
 
  Singladuras literarias
DaniloAlberoVergara
 
  Sirenas en la niebla
DaniloAlberoVergara
 
  Cooptar, adaptar, adoptar
DaniloAlberoVergara
 
  Hopper y nuestras cuarentenas
DaniloAlberoVergara
 
  Calderón, Hemingway y Miranda
DaniloAlberoVergara
 
  Arquímedes y calados narrativos
DaniloAlberoVergara
 
  Jefferson Kyle Kidd, contador
DaniloAlberoVergara
 
  Ex nihilo
DaniloAlberoVergara
 
  Teijoskopias y teijomakias
DaniloAlberoVergara
 
  Triunfo y fracaso, dos impostores
DaniloAlberoVergara
 
  Quevedo, polisemias y hominimias
DaniloAlberoVergara
 
  Aná, katá y cronónimos
DaniloAlberoVergara
 
  Comorbilidad ¿tiene antónimo?
DaniloAlberoVergara
 
  De proverbios y citas
DaniloAlberoVergara
 
  Un templo donde vivos pilares
DaniloAlberoVergara
 
  La que disuelve ejércitos
DaniloAlberoVergara
 
  El conventillo 3
DaniloAlberoVergara
 
  Medea
DaniloAlberoVergara
 
  Coronavirus y pestes en literatura
DaniloAlberoVergara
 
  El conventillo 1
DaniloAlberoVergara
 
  Les Luthiers, Hemingway y Piglia
DaniloAlberoVergara
 
  Cry Macho
DaniloAlberoVergara
 
  Un cuento de navidad
DaniloAlberoVergara
 
  Liquidez y residenciales en inmobiliarias
Propiedades
 
  Don Casmurro 12
DaniloAlberoVergara
 
 
 
 
TAGS
literatura literatura latinoamericana literatura hispanoamericana narrativa argentina Danilo Albero Vergara escritores argentinos escritores latinoamericanos novelas de escritores argentinos
 
 
  Contacto| Términos y condiciones| Anunciar en Sintagmas| Acerca de Sintagmas| Administrar|      
Copyright 2009 y actual de Sintagmas | Todos los derechos reservados